" "Año del Fortalecimiento de la Soberanía Nacional" "
Portal de Transparencia
MODERNIZACION MUNICIPAL

LICENCIA DE FUNCIONAMIENTO


LICENCIA DE EDIFICACIÓN


TRIBUTOS MUNICIPALES

PARA MAYOR INFORMACION






Procesos de Selección


Historia
Mochumí, primer Distrito de la provincia de Lambayeque, aparece como poblado en Xlaccapac cuyas ruinas están situadas en la jurisdicción de la provincia de Ferreñafe (Mochumí Viejo) y abarcaba terrenos que actualmente comprende la extensión del distrito de Mochumí.
 
Fue habitado por pobladores mochicas quienes lo denominaron Moccyumi o Mocciumí.
 
Las continuas inundaciones que sufría este poblado por el desborde de las acequias que lo rodeaban, motivó que los pobladores emigraran hacia el oeste posesionándose en el lugar denominado La Piedra, ubicación que ocupan hasta la actualidad. Probablemente en 1500 ya los habitantes se habían trasladado a este lugar. En 1567 las Reducciones Toledanas establecieron las poblaciones de Mochumí y Túcume uniéndolas bajo el mando de un sólo cacique. Es en el transcurso de estos años que el 8 de diciembre, en ceremonia litúrgica se bendice la pila bautismal, la iglesia y el convenio, fundado el nuevo pueblo con el nombre de Poblado de Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción de Mochumí, ya que fue dedicado a la protección de la Virgen María cuya imagen fue donada por el Rey de España Felipe II, caracterizado por impulsar y defender el catolicismo. La pila bautismal fue hecha en el año 1665 según se indica en la  parte de su inscripción: ESPINOZA MEFFECIT MDCLXV) e instalada en la iglesia de Mochumí posiblemente algún tiempo después, lo que no significa que recién a partir de sus instalación se haya empezado a realizar la cristianización, toda vez que ya habían transcurrido noventa y ocho años en que las Reducciones Toledanas establecieron el poblado de Mochumí (1567). Es conocido que una de las tareas principales de la colonización era la de imponer el cristianismo y aquí se impuso mucho antes de que fuera instalada la pila bautismal.
 
El 16 de julio de 1654 los pobladores Félix de la Cruz Narmo, Juan Caxo, Sebastián Narro y Francisco de Acosta, encabezados por Salvador Guzmán que era el Gobernador y los otros principales Pachacas, se presentaron ante el Corregidor don Gabriel de Barreda, Fiscal de la Real Andancia de los Reyes. reclamando sus derechos de agua del río Caucano o Janque que desemboca en La Leche, adquiridos desde mucho antes de 30 años, y negado en ese entonces por los pueblos de Pacora y Jayanca. El caudal fue traído por la acequia de San Juan Bautista, la misma que con el consentimiento de los caciques de esos lugares se había construido años atrás. De esta manera, con el recurso hídrico, la laboriosidad, de su gente y la bondad de sus tierras, el pueblo tomó gran importancia y sirvió de polo de desarrollo para otros poblados vecinos. Con las aguas del río La Leche irrigaba sus tierras el pueblo de Mochumí y sus anexos de Túcume e Íllimo por real provisión del año 1764.
 
Como muchos pueblos amantes de la libertad, Mochumí hizo importantes aportes materiales y humanos a la causa emancipadora le nuestra patria. Después de la victoriosa Batalla de Junín, Mochumí es elevado a la categoría de Distrito por un decreto Dictatorial de don Simón Bolívar Palacios (26 de octubre de 1824), por lo que a partir de esa fecha se le denomina Distrito de Mochumí y es reconocido legalmente según dispositivo legal Nº 1230, del 3 de mayo del año 1955.
 
Como tal continúa pendiente del llamado a la patria. Es así que participó activamente con sus hombres, como soldados defensores, entre otros, en 1941 en el conflicto limítrofe entre Perú y Ecuador.